Ella y Miska

Capture d’écran 2020-05-29 à 16.04.14.

La religión está muy presente en Indonesia y los creyentes son muy religiosos. La situación en el archipiélago de las Molucas es fuera de lo común  : durante siglos, el Islam, que vino de Java en el siglo XV  y el protestantismo traído por los holandeses en el siglo XVII, conviven en las Molucas.

Este archipiélago podría ser el paraíso si no hubiera conocido entre 1999 y 2004 una cruenta guerra que provocó varios miles de muertos entre cristianos y musulmanes. Después de la lucha, los pueblos se dividieron por religión.  

 

En Ambon, capital de las Molucas en el extremo este de Indonesia, Jacky es uno de los principales artífices de la paz en el archipiélago. Con el apoyo de docentes en activo, y a pesar de la segregación que aún se aplica, permite que generaciones jóvenes separadas por el conflicto se reúnan y compartan. Nacen así amistades únicas entre las comunidades cristiana y musulmana, como entre Ella y Miska.

En su barrio o en su escuela, Ella no se mezcla con musulmanes. Miska no conoce a ningún cristiano, y lo deplora. Esta niña de 13 años ya es consciente de las cicatrices que dejó el conflicto pasado y entiende que algunas heridas no cicatrizan. Pero ella ya sabe que la paz del mañana se construye de la mano del otro.

 

Basado en la tradición Pela-Gandong  [1] , patrimonio común de la cultura local, se organizan fines de semana para reunir a niños y jóvenes de diferentes comunidades en torno a actividades comunes. Esta transmisión a través de la educación está marcada por tres grandes encuentros cada año en torno a temas de interés para los jóvenes (deporte, poesía, danza, etc.).

Estos encuentros permiten derribar las barreras que aún existen entre musulmanes y cristianos en este archipiélago y evitar el desarrollo de prejuicios todavía muy presentes en el imaginario colectivo. También es con la esperanza de que sus estudiantes se conviertan en embajadores para sus padres, que estos maestros invierten en estos fines de semana de reuniones, para provocar cambios fuera de las paredes de sus escuelas. 

Durante nuestra estancia, Ella, una estudiante cristiana, y Miska, una estudiante musulmana, nos contarán cómo se conocieron durante uno de estos fines de semana, cómo al poco tiempo, después de haber descubierto en particular la forma en que cada una practicaba su vida en su comunidad, sus prejuicios cayeron para acabar confluyendo en bailes y conversaciones adolescentes.  

 

[1] Tradición indonesia que formaliza una relación privilegiada entre dos pueblos, que se comprometen a ayudarse mutuamente en las dificultades.