Kemal

Capture d’écran 2020-05-29 à 14.40.26.

Kemal tenía 24 años cuando su pueblo, Kevljani, ubicado en el norte de Bosnia, fue atacado por el ejército serbio. Encarcelado en varios campos, incluido el campo de concentración de Omarska, con su hermano y otros musulmanes durante meses, es testigo del genocidio en curso: tortura, privación de libertad y comida, humillaciones, la muerte convirtiéndose en su vida diaria. Lo peor de todo es que Kemal y su hermano conocen personalmente a sus verdugos, son sus vecinos, gente con la que se encuentran todos los días. La incomprensión es total cuando Kemal reconoce a uno de sus profesores torturando prisioneros.  

 

Tras un informe que denuncia las atrocidades del campo de Omarska y bajo la presión internacional, los serbios liberan a sus prisioneros y Kemal parte hacia Inglaterra. Ahora a salvo, su pasado continúa persiguiéndolo, alberga un profundo odio por sus verdugos. Sus sentimientos lo aprisionan y le impiden llevar la vida pacífica a la que aspira. Luego busca ayuda y se convierte en uno de los pocos en aprovechar la ayuda psicológica ofrecida. En ella encuentra su camino : trabaja por la construcción de la paz y siguiendo la enseñanza de Nelson Mandela, decide construir la paz no con sus amigos sino con sus enemigos de ayer.

 

Fue en 2008 cuando Kemal logró encontrar cierta serenidad. Una mañana toma plena conciencia de su estado, ya no es una víctima, es un sobreviviente. Decide convertirse en un ciudadano comprometido, volcado hacia la vida.  

 

Es esta postura la que le permite a Kemal encontrar al otro. La reflexión que ha hecho sobre sí mismo le hace darse cuenta de que ya no necesita encontrar la causa, la culpa, el responsable. Mira al futuro, con la sabiduría del hombre de experiencia. 

Impulsado por este deseo de futuro, creó la asociación Most MIRA - The Bridge for Peace in England. Trabaja para educar a los jóvenes sobre el arte, construir amistades a través de las diferencias étnicas y celebrar la diversidad en la región de Prijedor en el norte de Bosnia. Paso a paso, con pequeños gestos de reconciliación, uniéndose a su alrededor, Kemal reconstruye el vínculo entre los humanos.

 

Las acciones son concretas : los jóvenes se reúnen en torno a actividades artísticas y se conocen lejos de las historias familiares, lejos de los conflictos heredados de sus padres. Hoy, un centro cultural está en construcción. El simbolismo es fuerte : este centro está construido literalmente sobre las ruinas de una casa situada en la frontera entre su pueblo musulmán y el vecino pueblo cristiano. 

El centro de paz abrirá en septiembre de 2021 y Kemal cultiva una motivación inquebrantable para construir esa paz que aspira para su hijo.

¿ Quieres seguir las acciones de Kemal  ?